Diaspora la alternativa libre de facebook y twitter

noviembre 8, 2016
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Cuando un usuario de Facebook actualiza su estado, comenta una publicación o envía un mensaje, está creando contenido abierto que puede ser aprovechado por los anunciantes, analizado por los investigadores o examinado por las autoridades. Nada en Facebook es privado, no importa cómo una persona establece su “configuración de privacidad”. Cuando Facebook dio a conocer un experimento social de 700.000 de sus usuarios hace un año, se hizo evidente que la red social ya no es fiable.

En ese estudio encubierto, los científicos de Facebook se convirtieron en titiriteros siniestros, tomando el contenido del usuario y utilizándolo contra ellos para manipular sus emociones. El estudio de eliminación de privacidad recogió las actualizaciones de estado de los usuarios, publicó las palabras a través de un algoritmo y manipuló las noticias de los usuarios con publicaciones positivas o negativas.

Facebook manipula tus emociones

Los científicos de Facebook querían ver cómo podían manipular las emociones del usuario y los mensajes de Facebook controlando el contenido que aparecía en el feed de noticias de cada persona. Los científicos de Facebook incitaron varios “contagios emocionales”, estudiando cómo las emociones se transfieren dentro de grupos de personas.

El estudio afirmó que “los estados emocionales pueden ser transferidos a otros a través del contagio emocional, llevando a la gente a experimentar las mismas emociones sin su conciencia. El contagio emocional está bien establecido en experimentos de laboratorio, con la gente transfiriendo emociones positivas y negativas a otros.

Facebook vende tu contenido y no lo comparte contigo

Por si manipular las emociones de los usuarios no fuera suficiente, Facebook también extrae información personal de los usuarios y la vende a los anunciantes. Los ingresos generados por Facebook a partir del contenido del usuario no se comparten con los usuarios. Otros sitios de redes sociales comparten ingresos con sus usuarios. Facebook sólo extrae información, la vende y acumula ganancias

Facebook se utiliza como herramienta de espionaje del crimen ideológico

Todo lo escrito en Facebook también está sujeto al escrutinio de la aplicación de la ley. De hecho, si la policía no está de acuerdo con la opinión de una persona o piensa que ha encontrado evidencia contra un “sospechoso”, puede interpretar el mensaje de Facebook como quiera y usarlo para encerrar a la persona en una sala de psiquiatría. La historia más preocupante de este tipo de abuso se produjo en 2012, cuando el veterano de Marina Brandon Raub fue llevado lejos contra su voluntad por agentes del FBI. Raub fue llevado a una sala de psiquiatría debido a que una oficina del FBI no estaba de acuerdo con sus “amenazantes” mensajes de Facebook que cuestionaban los eventos del 11 de septiembre.

Incluso con todas estas verdades al descubierto, la gente sigue aferrándose a su perfil de Facebook. ¿Qué alimenta la adicción a Facebook?

La desconfianza de facebook se convierte en apatía

En una nueva encuesta de privacidad del Centro de Investigación Pew, los investigadores analizaron las razones por las cuales la gente continúa usando Facebook incluso cuando están siendo manipulados, extraídos y espiados. La investigación descubrió que la mayoría de los usuarios de Facebook simplemente no se preocupan por la información que comparten. La mayoría de las personas son completamente apáticos y no respetan su propia privacidad.

El usuario prefiere desnudar su alma en formato de texto y compartir eso con cualquiera y con todos, antes de considerar cómo esto afecta a su propia privacidad. De hecho, la investigación de Pew descubrió que sólo la mitad de los usuarios piensan que la información acerca de su ubicación física en el tiempo es información “muy sensible”. Sólo el 52 por ciento considera que el contenido de sus mensajes de correo electrónico es “muy sensible”.

Más del 75 por ciento de los usuarios declaran que no consideran “muy sensible” la información relacionada con los hábitos de compra, las opiniones religiosas o el historial de los motores de búsqueda.

La apatía generalizada existe probablemente porque Facebook es libre de usar y da a cada usuario una “voz” y la capacidad de estar “en conocimiento” sobre la vida social de otros.

La parte más interesante del estudio fue que, aunque apáticos, los usuarios desconfían mucho de Facebook. En la investigación de Pew, sólo el 2 por ciento de los usuarios se sentía “muy seguro” utilizando las redes sociales. Un enorme 81 por ciento o se sentía “no muy seguro” o “nada seguro”.

Únete a Diaspora para más control de tu privacidad

En lugar de volvernos apáticos sobre nuestra privacidad personal, podemos evitar el desagrado y la desconfianza que genera Facebook usando otras redes sociales éticas como Diáspora. Diaspora es una red social distribuida, sin fines de lucro, que está basada en el software libre de Diaspora y que devuelve el control de la información a los usuarios, prometiendo no extraer su contenido para propósitos de publicidad o espionaje.

Cuantas más personas se cambien de Facebook a Diaspora, menos control tendrán el gobierno y los intereses manipuladores de los que controlan Facebook.

¿Por qué Diaspora es mejor que Facebook?

Los motivos son muchos, y muy variados, pero el principal es de motivación. El modelo de negocio de Facebook es uno muy claro: comerciar con la información personal que tú mismo les das con laboriosa dedicación. En el mejor de los casos es un modelo de negocio moralmente cuestionable. En el peor, un abuso descarado. Cuando hablamos de alternativas abiertas por su propia naturaleza no pueden depender de ese planteamiento: si quieren ganar dinero tendrán que hacerlo de otra manera. Y he ahí el quid de la cuestión: si quieren ganar dinero.

Los proyectos abiertos no son necesariamente altruistas, pero muchos de ellos están diseñados de tal manera que más que generar un beneficio directamente, crean nuevas oportunidades de obtener otros beneficios. Exactamente del mismo modo, Diaspora puede continuar desarrollándose sin necesidad de aprovecharse de sus usuarios, a diferencia de Facebook. Porque aunque existe la percepción generalizada de que Facebook es gratis, la realidad es muy distinta. Estás pagando —con creces— los servicios de Facebook con publicidad intrusiva, la cesión de todos los derechos sobre los materiales que postees y demás disparates semejantes.

Veamos algunos de los puntos más fuertes de Diaspora frente a Facebook:

  • No tienes que depender de otros. Si bien cuando Diaspora esté funcionando a pleno rendimiento ofrecerá un servicio de hosting como el de WordPress.com, también como WordPress el software estará disponible para que cualquiera lo instale en su propio servidor.
  • Tus datos están donde tú puedas verlos, donde tú quieras que estén, y no a disposición de los caprichos de una empresa que ha demostrado con creces no ser merecedora de nuestra confianza. A eso se suma el hecho de que es una red descentralizada que se compone de distintos servidores Diaspora, llamados seeds, lo que quiere decir que incluso si no estás interesado o no tienes los medios técnicos para mantener tu propio servidor, tendrás una variedad de proveedores que elegir. No hace falta casarse con nadie, y de hecho, si no te fías, al ser un estándar abierto podrás desarrollar tú mismo una alternativa. En caso de que sepas programar, claro.
  • Aprovecha la infraestructura existente integrando servicios que ya existen y utilizas para evitar tener que subir dos veces las mismas fotos o actualizar dos veces el mismo estado. De momento han anunciado conectividad con Twitter y Flickr, pero habrá más. El hecho de que aproveche otros servicios es otro de los puntos fuertes —de hecho, era uno de los puntos fuertes de lo que pudo haber sido Google Buzz, pero eso es otra historia— porque supone que puedes centralizar tu actividad en la red sin necesidad de caparla o exigirle a tus amigos que tengan cincuenta y siete sign-ins para seguirte en todas partes.
  • Es software de código libre, cosa que como todo el mundo sabe, Está Bien™. Pero además de Estar Bien™ supone que, como ya nos han demostrado proyectos como Firefox o WebKit, las vulnerabilidades de seguridad —que son inevitables— se tratarán con mayor agilidad y transparencia. A los hechos me remito cuando hablamos de vulnerabilidades en Facebook: la callada por respuesta y ya lo arreglaremos cuando tengamos un rato. Cuando esa es la actitud suele querer decir que no estamos viendo sino la punta del iceberg de los problemas de seguridad de Facebook. Eso nunca ocurriría con un software de código abierto.
  • Es seguro. Toda la comunicación entre perfiles se realizará protegida por GPG, una implementación open-source del algoritmo de seguridad PGP. Eso, hablando en cristiano significa que tus fotos, información personal, número de teléfono, embarazosos posts en el muro de tus exs… los verán única y exclusivamente aquellos que los tengan que ver. Esto es así en teoría en Facebook, pero la realidad es que, por ejemplo, Facebook permite que los motores de búsqueda indexen tu perfil incluso con la máxima privacidad habilitada.
  • Tu material es tuyo. En un mundo en el que tu proveedor de redes sociales es el único que puede prestar ese servicio, es inútil luchar contra los Terms and Conditions abusivos. En un mundo en el que Diaspora esté extendido, podrás elegir tu proveedor de social networking dependiendo del respeto que tenga a la propiedad del material posteado. Puede parecer una tontería —¿quién va a querer usar las fotos del cumpleaños de tu prima?— pero es extremadamente grave que estemos cediendo estos derechos sin inmutarnos.

Unete a Diaspora y empieza a compartir de forma segura y libre http://joindiaspora.com

Más información sobre Diaspora https://es.wikipedia.org/wiki/Diaspora_(red_social)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *